El gobierno federal investiga el robo de una sección de 18 kilómetros del poliducto de Petroleos Mexicanos que corre de Topolobampo a Culiacán, perpetrado por miembros de la delincuencia organizada.

Según el portal de noticias La Pared, el tramo del ducto robado comprende una sección entre Guamúchil y Mocorito, por lo que representa una importante pérdida económica para Pemex.

robo-poliducto-pemex-sinaloa-2
Se trata de un tramo de 18 kilómetros entre Guamúchil y Mocorito

Según el medio digital, la Fiscalía General de la República ya está investigando el caso, el cual ocurrió hace dos meses. Según este reporte, en ese entonces se detectó que el tubo que corre bajo tierra había sido robado.

La fiscalía investiga también qué grupo de la delincuencia organizada perpetró este crimen, ya que se tuvo que utilizar maquinaria pesada y a la vez hacer que esta pasara desapercibida en la zona.

¿Buscan los cárteles crear sus propias redes de combustible?

El periodista Raymundo Riva Palacio publicó en su columna de El Financiero que este asunto ya está tratándose en Palacio Nacional desde hace un mes.

Puedes seguir leyendo: Él es “Otoniel”, socio de “El Chapo” y nuevo Pablo Escobar

“Este hurto fue de mucho mayor envergadura. El combustible pasó a ser de interés complementario, lo que sugiere que los cárteles están enfocándose en construir sus propias redes de abasto y venta de hidrocarburo”, acusa el periodista.

Según las estimaciones de la paraestatal, el poliducto tiene un diámetro de 18 a 40 pulgadas, por lo que para realizar tal trabajo se necesitó a una cuadrilla de por lo menos 40 personas, así como maquinaria especial.Aunque los reportes de Riva Palacio señalan que el responsable de esto pudo ser el Cártel Jalisco Nueva Generación, las fuentes de La Pared señalan que puede tratarse de la facción de Los Chapitos al interior del Cártel de Sinaloa.