Cuando un grupo de militares se disponía a marcharse del poblado de La Norteña, Chihuahua, luego de haber capturado a Francisco Javier Arviz Márquez, alias el Jaguar, líder de sicarios del Cártel de SInaloa, un grupo de mujeres les ofreció tres millones de dólares por liberarlo.

“Piénsenlo, tres millones para que suelten al Jaguar y lo traigan aquí”, le dijo una de las mujeres a los soldados que detuvieron al capo.

Este hecho pudo constatarse por videos que circulan en redes sociales, en los que aparecen por lo menos 10 personas, entre ellas mujeres, quienes lanzan piedras a una patrulla de la Guardia Nacional durante una manifestación para impedir que el convoy se trasladara a otro sitio.

detienen-a-el-jaguar-capo-del-cartel-de-sinaloa-2
Las mujeres intentaron sobornar a los soldados, pero en última instancia no pudieron lograrlo

Esto ocurrió el pasado 23 de octubre, luego de que se registrara una balacera en La Norteña en la que participaron sicarios y elementos de la Guardia Nacional, según el informe de la Secretaría de la Defensa Nacional.

De acuerdo a las descripciones de los videos, los pobladores ofrecieron dinero al personal militar para que liberaran al capo, pero finalmente los soldados no aceptaron.

Bloquearon caminos


Previo al arresto, un grupo de mujeres y niños impidieron el acceso a la carretera del sitio para impedir que los agentes pudieran acceder a estas vías. Incluso les lanzaron bombas molotov y los amenazaron.

detienen-a-el-jaguar-capo-del-cartel-de-sinaloa-4
Se registró un bloqueo y un conato de enfrentamiento luego de la detención de el Jaguar

El fiscal de Chihuahua, Roberto Fierro, informó sobre el arresto de Arviz Márquez,así como el de tres escoltas que lo acompañaban. Tras estas acciones, habitantes de La Norteña se organizaron para manifestarse contra los militares, lo que terminó con un conato de enfrentamiento.

El Jaguar , líder de sicarios del Cártel de Sinaloa, no fue observado con el convoy de la Guardia Nacional y la Sedena, pero se pretendía presionar a los soldados para que el capo fuera liberado.

Sin embargo, para cuando esto ocurría en tierra, Arvizu Márquez era trasladado en un helicóptero militar hacia la ciudad de Chihuahua, donde a su vez fue trasladado a un hospital, pues presentaba varias heridas luego del enfrentamiento.