Los detenidos eran parte de una célula delictiva dedicada al tráfico de droga y armas de fuego que operaba para el Cártel de Sinaloa en California

Redacción

La oficina de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) desmanteló a una red de tráfico de drogas y armas de fuego vinculada al Cártel de Sinaloa que operaba en el estado de California, en Estados Unidos.

Según la información publicada por la DEA, en el sitio de la detención fueron asegurados 250 mil dólares, 200 libras de metanfetamina y fentanilo y fueron encontradas más de cien armas de fuego de alto poder.

Gracias a las investigaciones se logró desmantelar una red que operaba desde California y era liderada por un sujeto de nombre Reyes Espinoza, de 35 años, quien fue detenido el mes pasado en el Aeropuerto Internacional de San Diego, proveniente de Minnesota.

 

Según las autoridades estadounidenses, la familia de Reyes Espinoza también estaba involucrada en actividades ilícitas.

La red estaba formada originalmente por 60 personas, a quienes se les imputaron cargos por tráfico de drogas, armas de fuego y lavado de dinero. El Departamento de Justicia de Estados Unidos busca a otros 16 miembros de esta célula delictiva.

Con estas imputaciones, el objetivo es lograr el aseguramiento de propiedades, vehículos de gama alta e importantes cantidades de dinero, de acuerdo al Departamento de Justicia.

 

“Hemos dado un duro golpe a esta red dedicada al tráfico de drogas vinculada al Cártel de Sinaloa con sede en San Diego”, manifestó Randy Grossman, fiscal interino, en un comunicado de prensa.

John W. Callery, agente especial antidrogas, calificó de “sofisticada”, por lo que, al desmantelarla, se evitará que lleguen importantes cantidades de drogas y armas de fuego a San Diego y otros vecindarios de la unión americana.

El departamento de justicia explicó que las ganancias de esta red eran enviadas a sus líderes a través de servicios de pago como MoneyGram, PayPal, Western Union, Cash App, Venmo y Zelle.

En caso de ser encontrados culpables, los presuntos integrantes del Cártel de Sinaloa podrían pasar en prisión una condena de 10 años o incluso alcanzar la cadena perpetua.