Más de 300 trabajadores de la mina San Rafael, en Cosalá, solicitan terminar con el bloqueo de las instalaciones que fueron tomadas por Yasser Beltrán.

Redacción

Mediante una carta enviada al Presidente Andrés Manuel López Obrador, los trabajadores señalan que hace más de un año que el líder sindical Yasser Beltrán, acompañado por un grupo de exempleados de la mina San Rafael, en Cosalá, Sinaloa, tomaron y bloquearon ilegalmente las instalaciones de la mina, dejando sin trabajo a cerca de 300 familias, quienes hace unos días firmaron el documento con el objetivo de que intervenga en la reapertura, toda vez que los mineros ya han agotado todas las instancias legales.

Los mineros aseguran que Yasser Beltrán es ajeno a la comunidad de Cosalá y que su intención al bloquear la mina no tiene nada que ver con los intereses de los trabajadores, como el líder sindical ha argumentado para justificar la toma de las instalaciones, “Beltrán no vive en Cosalá, por eso no sabe lo que significa la situación por la que están pasando. Su presencia es para todos nosotros un obstáculo para encontrar la solución”, señalaron.

De igual manera, hace una semana los mineros de San Rafael solicitaron una reunión con los candidatos punteros a la gubernatura de Sinaloa, Rubén Rocha Moya de la alianza Morena-PAS y Mario Zamora Gastelum del bloque PRI-PAN-PRD. Mediante otra misiva, los trabajadores de la mina pidieron apoyo a los aspirantes a gobernador, en ambos casos la respuesta de los candidatos apuntó a escuchar, por el momento, las inquietudes de los mineros sin comprometerse a incluir en su agenda de campaña el conflicto de la mina, como solicitaban los trabajadores.

En lo que respecta a las autoridades federales, esta semana la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero se limitó a instar a las partes involucradas a que resuelvan lo más pronto posible el conflicto, “Hacemos un llamado a avanzar en las diversas posiciones que se tienen de la recontratación de un grupo de trabajadores para que podamos avanzar en la apertura de la mina”, puntualizó Cordero.

Por su parte, la concesionaria de la mina, la canadiense Americas Gold and Silver, está evaluando la posibilidad de emprender una acción de arbitraje internacional en contra del Gobierno de México debido a su falta de respuesta ante el conflicto, en el que dicho sea de paso, existen una serie de graves acusaciones penales contra los responsables del bloqueo, a quienes se liga con el crimen organizado de la región.