SOFISMAS DE OCASIÓN | EL PRESIDENTE CANTINFLAS

Juan Ordorica

López Obrador y Mario Moreno tienen mucho en común. Es evidente que AMLO y el MIMO recurren a divagaciones lingüísticas para distraer al auditorio. Ambos dicen mucho sin decir nada, pero esa no es la simultud más evidente.

Mario Moreno inció en la carpa, en los arrabales. Donde el pueblo y miseria se tocan. Para poder comunicarse con su público, Moreno tuvo que convertirse en el “Peladito”, en el bufón de carpa que es blanco de los improperios más vulgares; de ese caldo primigenio de pobreza e ignorancia nace el personaje: CANTINFLAS.

López Obrador también construyó su personaje. AMLO nace del arrabal de la política: de los plantones, de bloquear pozos petroleros, etc. López Obrador surge en el PRI, pero AMLO se convierte y evoluciona en el campeón de los pobres. López Obrador era el sistema, pero convirtió a AMLO en la voz de los desposeídos y vengador de los olvidados

Mario Moreno utilizó al pueblo para construir su mitico personaje. CANTINFLAS representaba vividamente al mexicano explotado, olvidado y humillado, pero que siempre se las ingeniaba para hacer caer al poderoso. La pobreza era buena y los ricos la maldición del pueblo. Irónicamente, el personaje que representa a la mísera, terminó por convertir en millonario a Mario Moreno.

López Obrador utiliza al pueblo para ser poderoso. La ironía de AMLO es haber convertido a la voz colectiva del pueblo en la voz de sus deseos individuales.

Dice hablar en nombre del pueblo y conocer de sus carencias. Todo esto habilitando un palacio imperial como su morada. AMLO sufre con el pueblo y, al mismo tiempo, degusta tamales de chipilin en mobiliario dignos de museos.

Mario Moreno terminó siendo más que CANTINFLAS. Era un tipo culto y refinado. A pesar de sus orígenes humildes, siempre tenía la mentalidad de potentado extranjero. Triunfó en Hollywood explotando el personaje del estereotipo del mexicano en la miseria.

López Obrador sigue desarrollando al personaje de AMLO… su misión es triunfar en el extranjero usando el estereotipo del político humilde, pero que sus libros sean tomados como referencia indiscutible por los eruditos del mundo.

Lopez Obrador, todavía ve provecho que sacar en la pobreza; sin embargo, poco a poco comienza a tener el mismo destino que CANTINFLAS…. ser un recuerdo del espejo roto que vió en la miseria el material adecuado para construir templos de culto a un Ego avasallador.

Los mexicanos celebran a ambos. Los dos son la cara de la pobreza; por desgracia, ninguno de los dos puede terminar con esa maldición… solo explotarla.