Aunque la clase política se esfuerza por mostrar unidad, queda cada día más claro que no hay democracia ni transparencia en Morena

Ni unidad ni transparencia en el nombramiento de Rubén Rocha Moya como candidato a gobernador de Morena

Elier Lizárraga

Culiacán, Sin.- A pesar de que Morena presume de unidad al interior de su partido, Sinaloa es una muestra de que la unidad está lejos de lograrse: para muestra, basta ver cómo reaccionaron Gerardo Vargas Landeros y Guillermo Benítez el Químico cuando se anunció que Rubén Rocha Moya sería el candidato a la gubernatura en Sinaloa.

Tampoco hay transparencia, ya que los resultados de las supuestas encuestas que se realizarían en las que se le preguntaría a la militancia quién debía ser el candidato no están por ningún lado y muchos dudan que dichas encuestas existan.

En Morena se habla de democracia, pero el nombramiento de Rocha Moya deja claro que se trató de una imposición negociada en las cúpulas del partido desde fuera de Sinaloa, por lo que ni a los morenistas ni a los sinaloenses se les consultó sobre su candidato.

La clase política habla de unidad al interior de Morena, pero en Sinaloa el partido ni siquiera tiene dirigente y la supuesta estructura del partido no son más que los militantes que trabajan supuestamente en nombre de un ideal, pero solo trabajan para los intereses de quienes los representan.

Si la unidad reinara en Morena, como presumen, los otros aspirantes no solo se hubieran mostrado de acuerdo con el nombramiento de Rocha Moya, sino que se hubieran sumado a su proyecto.

“Rompiendo los principios de Morena, (Mario) Delgado cometió un atraco a los sinaloenses designando a Rocha Moya sin el soporte de la gente que me dio el primer lugar en todas las encuestas nacionales”, manifestó ayer Gerardo Vargas en su cuenta de Twitter, para dejar constancia con su desacuerdo.

Por su parte, anunció que iba a impugnar la decisión de nombrar a Rocha Moya como aspirante oficial a la gubernatura.

“Ante los tribunales voy a impugnar la decisión del partido. Tengo la calidad moral para hacerlo, soy el fundador de Morena en Sinaloa. Lo hemos construido ladrillo por ladrillo durante dieciséis años”, anunció esta mañana durante conferencia de prensa.

Imelda Castro, por su parte, respaldó la decisión del partido, que no de la militancia, por la designación de Rocha y en su cuenta de Twitter escribió “Respaldo absolutamente la decisión de Morena en favor del senador Rubén Rocha Moya para encabezar los esfuerzos de la organización y triunfo de la cuarta transformación en Sinaloa en 2021”.

Otros simplemente deciden reservarse su opinión hasta no ver los nombramientos que se darán en las otras posiciones por las que se competirá en las elecciones del próximo año.

Mientras se deciden a impugnar o a seguir otras medidas legales contra Rubén Rocha Moya y Mario Delgado, el descontento es lo que dará de qué hablar dentro y fuera de Morena debido a la forma en la que el partido está tomando decisiones.