Los hombres se negaban a usar cubrebocas porque no creían en el coronavirus, así que el gobierno les asignó la tarea de enterrar a los muertos

No creían en el coronavirus, ahora cavan tumbas para los muertos de COVID-19

Redacción

Ocho hombres que no creían en el coronavirus y se negaban a unsar cubrebocas fueron obligados por el gobierno para que se dedicaran a cavar las tumbas para los muertos que ha dejado la pandemia.

Esto ocurrió en la provincia de Java del Este, en Indonesia, donde recientemente hubo un pico al alta en las estadísticas de nuevos contagios de COVID-19.

En la localidad de momento solo hay tres personas que se dedican a cavar tumbas, por lo que el gobierno decidió pedirle a algunas personas que se negaban a usar cubrebocas para que les ayudaran en esta tarea.

En la localidad, las personas que se niegan a usar cubrebocas se les imponen multas o se les obliga a realizar labores comunitarias como una forma de castigo.

Para el trabajo, dos personas se asignan a cada tumba: una debe cavar el agujero en la tierra y la otra debe colocar la madera que soportará el peso de los muertos.

Trabajadores de salud pública del distrito de Cirme llevan los cuerpos que serán enterrados usando equipo de protección de cuerpo completo para evitar cualquier riesgo de contagio.

Las sanciones a las personas que se niegan a usar cubrebocas se aplican de forma aleatoria, según el criterio de cada equipo de trabajo en materia de COVID-19.

En indonsia se optó por buscar la llamada inmunidad de rebaño desde el día uno de la pandemia, lo que generó un gran número de contagios.

Sin embargo, desde el pasado mes de abril, por ley, todas las personas deben usar cubrebocas cuando se encuentran en lugares públicos.