"Se renta": el anuncio más terrible para algunos negocios en plena pandemia

Si bien hay negocios que han logrado adaptarse a la nueva normalidad, otros definitivamente han muerto

Elier Lizárraga

Culiacán, Sin.- Ya no es raro pasar por algún sitio en el que antes hubiera negocios y ahora veas un cartel de Se Renta, o dos, o incluso plazas que antes estaban llenas de negocios ahora luzcan abandonadas.

Puedes pasar por cualquier calle del centro de Culiacán, incluso por el malecón o el bulevar Francisco I. Madero, y verás el mismo escenario: locales y edificios que antes eran negocios prósperos ahora con letreros de “Se Renta”.

Conforme pasan los días, este escenario se vuelve más y más común en la capital sinaloense, y es que los negocio que antes de la pandemia veían una vida próspera, luego de cuatro meses de encierro no pudieron sobrevivir.

Aunque el gobierno de Culiacán aplica medidas para impedir que más personas se contagien de COVID-19, las víctimas colaterales de la pandemia son los comerciantes, que día a día ven cómo el éxito que una vez tuvieron.

Diego Castro Blanco, presidente de Canaco Culiacán, informaba a principios de este mes que para las últimas semanas podrían abrir gimnasios, casinos, salones de fiestas, pero la realidad es que, aunque muchos de estos negocios han vuelto a operar, muchos de ellos no resistieron la caída económica.

“Son empresarios que requieren ingresos, que sus familias sin esos ingresos no vivirían tampoco, igual que los comerciantes son empresas que requieren un ingreso. Se tienen que ir liberando a la brevedad posible todos esos giros porque son parte de lo que genera el ingreso para el comercio en general”, declaró Castro Blanco a medios de comunicación.

Sin embargo, al día de hoy la realidad es que los negocios no resistieron.

Tensión post pandemia

Algunos restauranteros en la colonia Las Quintas decidieron abrir sus negocios. Sin embargo, la tensión en muchos casos es evidente: sus empleados temen enfermarse y la administración teme que los locales se vuelvan un foco de infección.

Si bien los clientes no se muestran preocupados y toman las medidas necesarias para ingresar a los locales, la tensión existe.

Sin embargo, también existe el temor de que los negocios quiebren. Los ahorros se acaban y tanto empleados como empleadores han decidido que es hora de volver a trabajar a pesar de los riesgos.

Lo otro es cerrar definitivamente.

Esperanza

Con el número de casos de coronavirus a punto de llegar a los 45 mil en todo el país, la esperanza de que las consecuencias de la pandemia pasen pronto son pocas. En Sinaloa, el número de enfermos de coronavirus ha rebasado los 2 mil casos de contagio.

A pesar de que hay muchos negocios que desean abrir, con la población sin seguir las medidas sanitarias ni usando cubrebocas en público, lo cierto es que la pandemia está lejos de terminar y, por lo tanto, la posibilidad de muchos negocios de regresar es cada vez menor.