Depresión hace que una mujer empiece a comportarse como gallina

Se trata de un padecimiento llamado zoantropía, en el cual las personas pierden su noción de humanidad y empiezan a comportarse como animales

Redacción

A algunas personas les cuesta mucho trabajo ser humanos, por lo que el cerebro puede hacer frente al estrés sicológico de formas fascinantes.

Mientras que más de 260 millones de personas alrededor del mundo sufren los síntomas típicos de la depresión, como fatiga, tristeza, desinterés por las cosas o insomnio, unos cuantos pueden perder por completo su humanidad asumiéndose a sí mismos como animales, según investigadores de la universidad de KU Leuven, de Bélgica.

En un diario de siquiatría alemán, los estudios hablan de un caso de una mujer de 54 años quien fue encontrada en su jardín cloando y cantando como si fuera una gallina, una condición llamada zoantropía, una enfermedad con la que las personas tienden a creer que son animales.

La mujer en el estudio fue descrita como “desorientada”, mientras señalaba que sus extremidades se sentían como si no fueran parte de su cuerpo y aleteaba de forma incómoda, señala el estudio. Además, la paciente apenas durmió en cinco días.

La mujer, quien era una empleada de farmacia, fue llevada a urgencias luego de que su hermano señalara que tenía el comportamiento típico de una gallina. La mujer no presentaba historial de consumo de sustancias ilícitas hasta ese momento.

La familia atribuyó este comportamiento a la pérdida reciente de un ser querido, por lo que la mujer ha estado sufriendo depresión a lo largo de dos meses.

El estudio señala que la mujer había evitado contacto con sus amigos durante ese tiempo y había estado recibiendo malas críticas en su trabajo.

Los médicos señalaron que la mujer ha recibido tratamiento antidepresivo y contra la ansiedad, asó como tratamiento para el sueño desde la muerte de su padre hace 10 años. Esto había seguido hasta tiempos recientes, cuando se le cambió el tratamiento. Se presume que este cambio pudo haber disparado algún desequilibrio en su cerebro.

Hasta el momento, solo se tiene registro de 54 casos de zoantropía en el mundo desde el año de 1850. Otros pacientes se han “transformado” en leones, lobos, gatos, conejos, jabalís o serpientes, solo por mencionar algunos casos.