La mafia del oxígeno: revendedores lucran con la necesidad de pacientes de COVID-19

Los acaparadores hacen que la búsqueda de oxígeno para personas que padecen COVID-19 sea una pesadilla en Culiacán

Redacción

Culiacán, Sin.- La pandemia por coronavirus ha trastocado la vida de todos, pero también ha abierto brecha para que los oportunistas hagan negocio de artículos que, si bien antes eran considerados para uso médico, ahora se han vuelto de primera necesidad, como el oxígeno.

Al ver las filas que las personas hacen para adquirir tanques de oxígeno, en Culiacán ha nacido una pequeña mafia dedicada al acaparamiento y reventa del oxígeno, el cual es utilizado para ayudar en la recuperación de pacientes con COVID-19.

El acaparamiento del producto se presta también a la especulación de precios. Si antes era difícil poder pagar por tanques de oxígeno, con este nuevo problema el asunto se está volviendo insufrible, sobre todo para las familias que tienen que buscarlo.

Esta práctica convierte a la pandemia, que ya de por sí es difícil convivir con ella en el día a día, en un verdadero infierno. La búsqueda de uno de los artículos más necesitados es ahora una verdadera odisea cuando antes estaba al alcance de todos.

Es ilegal

Esta situación no ha pasado inadvertida a los ojos del gobierno. Jorge Alán Urbina Vidales, titular de la Comisión Estatal para la Prevención de Riesgos Sanitarios de Sinaloa, advirtió que esta situación no solo es ilegal sino que es inadmisible en las circunstancias que se viven actualmente.

“Es totalmente ilegal el acaparamiento, la reventa, la especulación, con un producto que en estos momentos es de total importancia, es totalmente inadmisible que haya personas que se presten a realizar esta práctica porque estamos hablando de un tema de salud”, señaló en entrevista con Línea Directa.

Asimismo, insistió en que no se debe lucrar con un producto que es de suma importancia para los pacientes infectados por el coronavirus.

Se hacen pasar por familiares

Es normal ver las filas de personas afuera de las empresas encargadas de vender oxígeno, pero no todas ellas buscan ayudar a sus familiares, lo hacen con el único fin de llenarse los bolsillos.

Miguel Ángel Murillo, delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor en Sinaloa, advirtió que hay personas que venden los tanques de oxígeno hasta en 10 mil pesos, cuando en las empresas su valor es de 5 mil con recargas de 436 pesos.

“El relleno, el regulador, la cánula y el vaso te salen en 5 mil 290 pesos, con recargas de 436 pesos por seis metros cúbicos, y resulta que llega gente con cilindros de ahí de la empresa y se dan cuenta que estaban pagando elevado costo, con revendedores o ‘coyotes’ que les estaban vendiendo de ‘aguaje’ a las familias”, advirtió.

El acaparamiento de oxígeno no solo incrementa su valor a través de la especulación de precios, sino que pone en peligro la salud de los más necesitados en esta pandemia.