ESCAPA DEL HOSPITAL PARA DESPEDIRSE DE SU FAMILIA Y MUERE EN EL INTENTO

El paciente rompió un vidrio del hospital en su escape, pero antes de llegar con su familia murió de un paro cardiaco

Redacción

La verdadera tragedia del COVID-19, al margen de la muerte, es no poder estar con tus seres queridos cuando se encuentran en sus últimos momentos de vida y la historia de Waldo Ramírez, de 56 años, es devastadora.

Según un comunicado de la clínica general número 26 del Instituto Mexicano del Seguro Social en Baja California Sur, este paciente había sido internado porque presentó síntomas de COVID-19 y necesitaba estar conectado a un respirador desde el pasado 30 de junio.

Sin embargo, en un afán de despedirse de su familia, el hombre rompió un cristal de la clínica mencionada y huyó, dejando atrás su tratamiento. Eso fue solo el comienzo, lo peor vino momentos después.

Al cruzar la calle frente al hospital, se dirigió hacia la plaza comercial Chedrahui, ubiacada muy cerca del sitio y, mientras caminaba, sufrió un paro cardiaco debido a las dificultades respiratorias que presentaba.

El IMSS informó en su comunicado que, debido a su condición, era necesario intervenir a Waldo para realizar ventilación mecánica, por lo cual, apenas se enteró de esto, se quitó el catéter del suero y emprendió su huída del hospital.

Ante estos hechos, elementos de la Guardia Nacional que se encuentran apoyando en las tareas de salud emprendieron un operativo de búsqueda para localizar al paciente.

El informe publicado señala que, al ser localizado en la plaza comercial, Waldo ya no presentaba signos vitales.