Un sinfín de rumores circuló el fatídico 17 de octubre durante los hechos violentos en Culiacán; a una semana, todavía no se tiene certeza de qué ocurrió en realidad

Elier Lizárraga

Culiacán, Sin.- El llamado Jueves Negro, o #Culiacanazo en medios nacionales, ha dejado múltiples incógnitas debido a sucesos que ocurrieron antes, durante y después de que los hechos violentos del jueves 17 de octubre tuvieran lugar en la capital sinaloense.

Militantes afines a la política del presidente Andrés Manuel López Obrador hablan de una estrategia que involucra al PRI, la DEA (Drug Enforcement Administration) y al propio gobierno de Sinaloa para desestabilizar al gobierno federal, a pesar de que el propio presidente de México salió a reconocer que el gobernador Quirino Ordaz Coppel no tuvo responsabilidad alguna en la ejecución del operativo fallido para capturar a Ovidio Guzmán López ni en el control de la situación de violencia que esto provocó.

Sin embargo, la exoneración presidencial a Quirino Ordaz no le ha bastado al público, por lo que ha surgido la interrogante de la discordia: ¿Qué vino a hacer la DEA a Culiacán una semana antes del operativo para capturar al hijo de Joaquín el Chapo Guzmán?

La opinión popular se mantiene firme en la idea de que esta reunión buscaba precisamente evitar que Ovidio Guzmán fuera capturado, como si el gobierno estatal estuviera de alguna forma contraponiéndose a la estrategia de la Guardia Nacional, quien encabezaba el operativo.

Versiones que chocan

Una incógnita más fue planteada el lunes, cuando The New York Times publicó que en el operativo también había sido capturado Iván Archivaldo Guzmán Salazar, medio hermano de Ovidio Guzmán, y que este quien, una vez liberado, orquestó el golpe para que liberaran a este.

Otra versión que se viralizó fue la de que Ovidio Guzmán se encontraba comiendo mariscos cuando elementos de la Guardia Nacional lo localizaron y, al emprender la huida, logró guarecerse y aguantar hasta que se organizara la movilización de pistoleros desplegados por toda la ciudad que tenía como fin su liberación.

Muertos fue el saldo del Jueves negro

Reos fugados durante el motín del penal de Aguaruto

Vehículos fueron incendiados durate los bloqueos

Debido a esto y a que quienes dirigían el operativo no contaban con una orden de cateo, fue imposible que la Guardia Nacional ingresara en el sitio donde Ovidio Guzmán se encontraba, pero sí se quedaron rodeándolo a la espera de que la orden llegara.

Incluso se señala que, debido a que ya se sabía que ese día se realizó el operativo, Gobierno del Estado ordenó que se suspendieran las clases en todos los niveles educativos como medida precautoria.

Sin embargo, las clases ese día se suspendieron debido a una lluvia que provocó que se metiera el agua en varias escuelas de Culiacán, por lo que en algunos planteles tuvieron que suspenderse clases incluso desde antes que Protección Civil recomendara el cierre de escuelas.

Recuento

El jueves 17 de octubre se registró un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín el Chapo Guzmán, en el que participaron autoridades federales. Sin embargo, el operativo falló y Ovidio Guzmán tuvo que ser liberado.

Como saldo del operativo, 14 personas, entre policías, sicarios, custodios del penal de Aguaruto y civiles inocentes perdieron la vida.

Fue la jornada más violenta de la que se tenga memoria desde los tiempos de Pablo Escobar.