Ya se al interior o incursionando en el territorio nacional, las batallas del cártel parecen no terminar

Redacción

Culiacán, Sin.- Tepuche en Culiacán, Caborca en Sonora o algún sitio del territorio de Zacatecas, el Cártel de Sinaloa se ha mantenido en constante conflicto a lo largo del territorio nacional, ya sea entre sus propios miembros o contra grupos de otros cárteles.

Los titulares de las noticias incluso a nivel nacional los han ocupado los constantes enfrentamientos que se han realizado en la sindicatura de Tepuche, en la capital sinaloense, donde las muertes sumando y los pobladores han huido de la zona.

El miércoles pasado se registró un total de 16 ejecuciones, nueve en la comunidad de Bagrecitos y siete en La Vainilla, ambas comunidades de la sindicatura ubicada al norte de la ciudad.

Incluso se han generado múltiples reportes al 911 que la Secretaría de Seguridad Pública desestima y asegura que son falsos.

Esta lucha se atribuye, según los propios pobladores, al conflicto que sostienen El Ruso y “Los Chapitos” por controlar la zona.

Guerra interna

El pasado 19 de junio, hombres armados ingresaron en Caborca, Sonora, donde se registró un enfrentamiento que dejó por lo menos a 12 personas sin vida. Los hombres que ingresaron obedecían órdenes de Rafael Caro Quinero, quien dejó el retiro para recuperar sus viejos territorios.

Se presume que los hombres que combatieron contra los seguidores del llamado Narco de Narcos, forman parte de una célula conocida como “Los Salazar”, quienes luchan en favor de “Los Chapitos” en esa plaza.

Sin embargo, los hombres de Caro Quintero aseguraron en un video que se volvió viral que esos eran sus territorios y volvieron para recuperarlos.

Rafael Caro Quintero salió de la cárcel el 9 de agosto de 2013 durante el gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto gracias a la orden de un juez federal. Desde entonces, se mantuvo inactivo durante un tiempo y luego se le ubicó en la sierra de Badiraguato.

Aunque la Drug Enforcement Administration (DEA) lo tenía entonces como objetivo prioritario, no había dado señales. No fue hasta ahora que salió de las sombras y para enfrentarse al Cártel de Sinaloa.

Muertes en 10 días

Grandes enfrentamientos se han sostenido

Cárteles se disputan el control del fentanilo

Batallas por el fentanilo

En otro frente, la batalla no es contra un grupo rival sino cuatro, los cuales se disputan el tráfico de fentanilo, una droga que es 50 veces más mortal que cualquier droga de consumo lúdico en el mercado negro.

La zona en conflicto es Zacatecas que, por su ubicación, es estratégico en el trasiego de drogas de los estados del Pacífico hacia la frontera con Estados Unidos.

Ahí, la guerra es entre los cárteles del Golfo, del Noreste, Jalisco Nueva Generación, Sinaloa y una célula de Los Zetas conocida como “Los Talibanes”.

El viernes, se registraron diversos enfrentamientos por toda la zona, dejando un total de 23 personas ejecutadas. De estos hechos, el Cártel de Sinaloa se adjudicó 15 asesinatos en Fresnillo.

En total, 42 muertes en menos de 10 días. Este es el resultado de la cruenta guerra que vive el Cártel de Sinaloa en la era de los hijos del Chapo Guzmán.

Aunque existe una especie de vacío de poder en la organización en algunas zonas de Sinaloa, esto no detiene las incursiones en nuevos territorios y las luchas con nuevos y viejos enemigos parecen no tener final.